Nosotros

Tan malditos por las letras como perdidos por ellas. Eme, Anna, Ársepa, Adela, Negro. Tienes permiso para ahondar en nuestra alma, en nuestros miedos. Conócenos.

sábado, 29 de noviembre de 2014

Sin sentido sin ti



Vivo en un lunes constante, en un martes atormentado

Y en un miércoles pasado.

Vivo sabiendo que no viviré demasiado

Y vivo con la pena de no poder superarlo.

Vivo pensando en los días que no tuvimos,

En los chistes que no nos contamos

Y en las miradas que no disfrutamos.

Aun así, vivo con la esperanza de que

Algún día,

Te des la vuelta

Y sepas que estuve plantada frente a ti,


Esperando a que hicieras de mí una agonía resuelta.


Eme.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

No quiero crecer

De niña me gustaba coger mariquitas 
y construirles una casa.
De niña me gustaba coger margaritas 
y cantarles dulces nanas.
De niña me gustaba coger piedrecitas 
y tirarlas a las ventanas.
De niña me gustaba caminar deprisa 
y correr lento, sin prisas.

De niña me gustaba construir gigantes 
castillos a mis muñecas.
De niña me gustaba cantar en la bañera 
sonetos de mi abuela.
De niña me gustaba tirar besos al cielo 
de mi apreciada tierra.
De niña me gustaba correr, caerme con 
las mejillas rudas, secas.

De niña me gustaba tanto reír como llorar, 
dormir como despertar,
me gustaba tanto vivir y soñar, 
me gustaba tanto sentir y tocar.

De niña me gusta tanto creer como pensar, 
imaginar como luchar,
me gustaba tanto abrir y cerrar,
me gustaba tanto ser y estar.

Me gustaba tanto ser niña que 
niña me querría poder quedar.


Ársepa

No dejes de serlo

Eres mi escena favorita de la mejor obra de teatro del mundo.
La canción que siempre suena en mi cabeza un viernes a las dos de la mañana.
El sol que se esconde tras las nubes en un día lluvioso.
La parte buena de mis días malos.

Amor, eres amor. Vicio y sobredosis juntas. Energía, la que consigo los 27 de septiembre cada vez que la tierra da un giro.
Esplendor, éxtasis, la cumbre más alta; Adrenalina.
Cosquilleo a la vez, miradas que no quieren decir nada y confundidas lo dicen todo. Sonrisas, risa y su consecuencia; Temblor.

Eres vida. La mía. La que necesitaba, la que me faltaba y añoraba, la que ahora forma curvas en mi cara formando sonrisas. Mi vida. 



                                                   Anna

lunes, 24 de noviembre de 2014

Tiempo

El tiempo, curiosa y bella palabra, que guarda grandes significados y pensamientos. ¿El tiempo es cíclico o es pasado? ¿Nunca os lo habéis preguntado? Nunca habéis sentido que lo que vivís ya lo vivistéis alguna vez en el pasado o que lo que estás viviendo lo soñastéis tal y como os sucede, a mí si me ha pasado. 

Mi opinión personal es que todo es cíclico en esta vida, que todo termina y vuelve a empezar de nuevo, y siempre en el mismo sitio que terminó, se vuelve a empezar. El tiempo es como una fuente de la que mana el agua, pensamos que es agua nueva la que sale por el surtidor pero es la misma que vimos hace un rato, pues así me siento yo, hay veces que me siento nuevo, pero no soy más que el mismo que se acostó ayer por la noche a la misma hora que me acostaré hoy. El tiempo es como el Sol que se pone y sale por el mismo sitio y siempre es el mismo, pero... ¿Qué pasaría si un día ese Sol no saliera? ¿Qué pasaría si el tiempo se detuviera?

¿Aprovechamos de verdad eso a lo que llamamos tiempo? El tiempo, no es más que nuestra vida que pasa, ¿lo aprovechamos como se merece? ¿Vivimos en un sin freno o en una cuadricula red de acciones diarias? Creo que todos los que leeís esto o vais a clase día tras día o vais al trabajo día tras día, nos sentimos bien por repetir esas acciones diariamente ¿verdad? Sabemos que es nuestra obligación y nuestro cometido, porque como ya he dicho el tiempo es algo cíclico y lo que se salga de ahí nos resulta extraño y malo.

Negro.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Notas que hablan de ti



Mi canción favorita es esa que sale de ti en forma de brisa. 
Esa que se adentra en cada hueco de mí, en cada espacio libre reservado para ti. 
Mi compañía favorita es la que me hace tu silencio…  Compenetrados como cada nota de la mejor sonata de cualquier músico loco.

Mi mejor sensación es palpar cada gesto imponente que sueltas sin más… Sin menos. 
Desarrollar cualquiera de los sentidos que se despiertan en mí con cada guiño. 
Mi mayor locura es estar cuerda por ti, fuera de cualquier complejo que me aleje de mí.


Eme.

Llámalo como quieras

Continua emoción, continuo trayecto. Efervescente comedia en tan intrépida tragedia. Cerezo floreado en tan solitario campo. Polifacética situación, ridículo asunto.

Tú. Yo.

Nosotros.

Tortura incomprensible y llanto furioso. Envidiable error, imposible igualarlo.

Mañanas, tardes y noches de risas enamoradas, de risas eróticas. 

Tú. Yo.

Nosotros.

Peligro insano y daños colaterales. Murmullos enmudecidos, susurros gritados.

Horas, minutos y segundos de manos habladoras, de manos sucias.

Continua explosión, continuo volcán. Terrores nocturnos en tan acompañada habitación. Mala hierba en tan cuidado jardín. Polivalente amor, valientes corazones.

Tú. Yo.

Nosotros somos todo lo bueno y lo malo. Lo malo nos mantiene, lo bueno nos une.


Ársepa

365

Dicen que la tierra tarda 365 días en dar una vuelta al sol.
Yo digo que 365 son los días que llevo temblando, porque eres tú, porque descubrí que eras tú.
365 días, ni más ni menos, aunque siendo franca un poco más que menos. 365 imágenes en mi cabeza, 365 lunares, 365 besos, 365 “te quiero”, aunque de esto último un poco más (para volver a ser más franca).
365 las veces en las que me he perdido por tu cuerpo y he susurrado muy bajo que no quería encontrar salida, que quería volver a perderme, pero contigo. 365 son las veces que quiero perderme al día, no sin ti.
Un año solar es el tiempo que llevo perdida en tu piel, el tiempo que llevo viendo cada mañana el Sol, aunque lloviese. El tiempo que llevo en tu espalda, sonriendo.

Y sin embargo,
estoy segura de que dentro de 365 días seguiré temblando

(Ya no le tengo ninguna envidia al Sol)


                                                             Anna

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Los libros también saben hacer cosquillas

Verás, es como un libro cuando te adentras en él, sabes que acaba pero si te gusta lo devoras en el mínimo tiempo, y ríes con él, pero también lloras y eso es lo que hace que te des cuenta de la magia del libro, del tuyo. Muchas personas pueden leer el mismo, pero cada uno va a imaginarlo de una forma completamente diferente, a su forma. Es eso lo que me pasa también con él.

Un libro puede darte placer, como él. Puede hacer que llores, que suspires o que lo eches de menos en cualquier estación de tren… Como a él. Puede dejarte una sensación parecida a un orgasmo o quizá puede hacer que no te salgan las palabras leyéndolo, que cada mirada suya sea como la caricia que estás deseando, que haga que tiembles con cada palabra, como hace él conmigo. Pero recuerda, los libros también pueden llenarte de escalofríos, también saben hacer cosquillas…

Como él. 




Anna

martes, 18 de noviembre de 2014

Esclava moribunda

Cansada de la simpleza de cada día, de la rutina semejante al movimiento de las olas, del suelo que mis pies acarician mañana, tarde y noche, de la negatividad que mi cuerpo acumula. Mi vida es un lunes constante, un café amargo y una falsa, pero mala, noticia; como un túnel que se dirige al vacío y una luciérnaga apagada. Sin brillo, sin camino. Me conforman la tristeza, el autoengaño y las más crueles y malas vibraciones. Me confortan la esperanza, la piedad y la más sutil y maravillosa afinidad con la vida. Una sutil y maravillosa afinidad con la vida, pero una vida sin tiempo. Una vida simple, una vida de placer y apetecimiento, sin obligaciones y enfrentamientos. Yo sé que necesito huir del espacio-tiempo y dormir para siempre, pero huir es de cobardes y dormir para siempre es de cuento de hadas.

Se aproxima el miércoles. Espero otro miércoles cualquiera. Otra vez hastío, frío y rocío. Otra vez una mañana de mierda, una tarde de pena y una noche de lágrimas. Otra vez vacío, un cigarro mustio, una calada sin ganas y unas manos congeladas. 

Una vez más. 

Una vida sin sentido, un espiral sempiterno, un llanto diario y un sufrimiento demasiado alegre para todos, pero muerte para mí. Yo sé que soy un otoño constante en una cabeza veraniega, en un alma primaveral y en unos ojos invernales. Soy todo y soy nada. Soy lucha y coraje. Soy ruegos y esperanzas. Soy el odio al tiempo, a la rutina y a las mañanas. Soy el amor a la simpleza de la grandeza y a las pasiones impuras. 

Soy lo que no debería ser.  


Ársepa

lunes, 17 de noviembre de 2014

EL DESAYUNO

Me gustas cuando dices tonterías, 
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.

Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno)
o cuando perdonas un olvido.

Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
<<Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno>>.


Luis Alberto de Cuenca.

Es posible que este poema a muchas personas le parezca eso, un simple poema, pero creo que refleja perfectamente lo que todos queremos. Nadie es perfecto ni en el amor, ni en la vida, ni en nada de lo que hacemos, la imperfección define al ser humano, pero posiblemente esa imperfección que nos define nos haga a cada uno en cierta medida especiales. Nos pasamos la vida buscando a alguien que complemente con nosotros, ese alguien lleno de estereotipos, pensamos en un canon de físico y de personalidad, todos empeñados en que esa persona encaje en ese molde que tenemos imaginado, que tenemos pensado. Ahora, dejemos de pensar en ese molde, dejemos que la vida pase y que por ella pasen también las personas que tengan que pasar y posiblemente sin pensarlo, sin quererlo, sin imaginarlo esa persona que nos complementa llegue y seguramente no tenga nada que ver con el molde pensado, imaginado o fijado, pero dará igual te gustará todo de ella. Pasaréis juntos momentos inolvidables, momentos que jamás pensaste poder vivir al lado de una persona, pero sí así es, todo eso pasará, y entonces este poema que empezó siendo un simple poema también tendrá sentido para ti.


                        Ante todo una sonrisa :):) Adela.

¿Quién eres?

¿Quién eres tú? Forma oscura, abstracta que aparece mientras duermo. ¿Quién eres tú? Secreto de mi subconsciente, que no me deja ver más allá de ti, cuando te me apareces. ¿Quién eres tú? Desdicha de mi ser, que te escapas de entre mis dedos cuando menos lo espero. ¿Quién eres tú? Luz radiante que entras por mi ventana y me impulsas a despertar por la mañana. ¿Quién eres?

¿Eres mi amor? ¿Eres mi odio? ¿Eres mi pasado? ¿Eres mi presente? ¿Eres mi futuro? ¿Quién? Cada vez que te veo, cambias de forma, te veo en malos sueños, en esquinas remotas, te reflejas en las lunas de invierno pero no en las de primavera. Te veo en la soledad de mis peores días, te veo cuando no tengo esperanza, te veo cuando más solo me encuentro, cuando más triste estoy, te veo, pero ¿quién eres tú?

Si eres mal pasado desparece, pues ya cargué contigo. Si eres odio, muestrate y dime quién te envía. Si eres amor, por favor, aparece; incertidumbre que hay en mí cuando te veo como oscura forma, incertidumbre cuando te veo como luz radiante, incertidumbre cuando te veo y te me escapas, como si de un mal sueño se tratara. ¿Quién eres tú? Si eres un velo presente que te me quieres mostrar ¿a qué esperas, preparado estoy? Si eres lo que ya pasó y no pudo ser ¿porqué me persigues? Y si fueras futuro de lo que está por aparecer ¿a qué esperar para entrar en mí y darme la buena nueva? Pero... ¿Quién eres?

Negro.

sábado, 15 de noviembre de 2014

0:53





Soy todo lo que siempre he querido ser y nunca pude.
Soy la exclamación de todos mis problemas.
La bombilla fundida de la habitación más oscura de mi casa.
La canción favorita de cualquier oído sordo.
Soy el fracaso de mis inquietudes.
Soy el baúl del mejor de mis recuerdos.

Pero sobre todo soy el silencio que se rompe en la pausa de un “te quiero”. Las legañas de tus ojos tras una noche interminable. Soy tu lado izquierdo de la cama. Soy todo lo que siempre quisiste ser y no pudiste. Soy todo en lo que nunca te fijaste; el poema que no leíste,


la puerta que no cerraste. 





Eme.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Recordando

Son las dos de la mañana de cualquier día de enero, y no te veo, no te veo porque quizás ya no estés, o nunca estuviste, aunque te sentí. Te sentí como si la vida se me fuera en ello, pero te fuiste, y solo me queda suponer que volverás, que cada risa que compartimos se repetirá, que cada noche contigo, se volverá a cumplir… y que ese beso, ese puto beso que ha hecho que estemos así, o que no estemos, porque ese beso, es lo que hace que ya no seamos nada.
Ojalá no hubiera ocurrido, me equivoqué, una vez más, le suelo decir a los que me rodean, pero no es así, yo sé que mi corazón dice otra cosa que quizá no sea la más lógica pero es la que suena a verdadera magia. Lo que dice, es que fue el beso más intenso y especial, pero se jodió,  se supone que una amiga te apoya y no te da puñaladas por la espalda, pero quizá aún la vida no me haya dado los suficientes palos para entender eso, o quizá lo entiendo pero cubro ese sentimiento, de rencor, o de pura decepción, bajo la risa, porque dicen que las personas que más ríen son las que más han sufrido, y en eso creo que no se equivocan.
Ahora me gustaría que estuvieras aquí, me gustaría no sentir esta puta impotencia y me gustaría que ella volviera, pero sin él. No sé si la vida ya me ha dado los suficientes palos como para tomar decisiones importantes, pero creo que es el momento ¿No?.  De todas formas, yo también hubiera cometido el error que cometió ella, pues desde ese día que te acercaste sentí que contigo sí, que serías más que eso que en principio aparentabas ser.

No te vayas, quédate, que aunque no te lo diga, por dentro lo estoy gritando.



                                            Anna 

martes, 11 de noviembre de 2014

Insípida y abrumada vida

Vítrea mirada de clandestinos parpadeos,
dormida sonrisa en tan felices labios.

¿Cuánto tardará en despertar tu alma?
¿Cuándo comenzará a brillar tu cara?

Deja que el mundo conozca tus alegrías,
impide que el viento se lleve tus gracias.

Lucha contra el villano que se llevó tu calma,
vuelve a la vida,





vuelve de la nada.


Ársepa

lunes, 10 de noviembre de 2014

Forges: Mediocre.

Hoy, me gustaría compartir con vosotros un escrito del humorista gráfico Antonio Fraguas de Pablos (FORGES), que me ha calado mucho y me ha hecho reflexionar sobre el país que tenemos, lo vacío que está y lo inculto que resulta muchas veces. Espero que con él reflexioneis vosotros al igual que lo he hecho yo. Dice así:

"Quienes me conocen saben de mis credos e idearios. Por encima de estos, creo que ha llegado la hora de ser sincero. Es de todo punto necesario hacer un profundo y sincero ejercicio de autocrítica, tomando sin que sirva de precedente, la seriedad por bandera.

Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes, con una huelga general, o echándonos a la calle para protestar los unos contra los otros.

Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel. Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre. Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.

Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan, alguien cuya carrera política o profesional desconocemos por completo, si es que la hay. Tan solo porque son de los nuestros. Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre, reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

-Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un solo presidente que hablará inglés o tuviera unos mínimos conocimiento sobre política internacional.

-Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir, incluso, a las asociaciones de las víctimas del terrorismo.

-Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar  a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.

-Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las 10 más antiguas de Europa, pero, sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

-Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.

-Mediocre es un país donde la brillantez de otro provoca recelo, la creatividad es marginada -cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.

-Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que, en un 48% de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero encontraron en la Política el más relevante modo de vida.

-Es mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por los miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

-Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.

-Es mediocre un país, a qué negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo.

ANTONIO FRAGUAS DE PABLOS (FORGES)


Negro.


Vengo y vas



Vengo a contarte cómo son mis días sin ti desde que no estás.
Oscuros,
Sin más.
Las noches son insufribles y los días se parecen a esa alarma que antes solía apagar.
Ahora la dejo sonar.
Para acordarme de que sigo aquí,
De que a pesar de la tormenta que he vivido,
Sigo aquí.
Resulta que ya no hago café, ni si quiera el color o el olor,
Nada me sabe igual de bien.

Odio el sonido de la mañana. 
Y todavía aún más,
Odio acordarme del poema que formaba tu cara recién levantada.


Eme.

viernes, 7 de noviembre de 2014

VIVE Y SOLAMENTE VIVE.

Sal, entra y haz lo que te dé la gana. No des explicaciones a nadie, lo que te apetezca en cada momento sin pensar en el qué dirán. vive tu vida, sé feliz con todo con lo que haces y con lo que no haces. Tú eres el protagonista, eres quien controla tus días, tus momentos, no te quedes con las ganas de haber hecho algo, si te apetece hazlo.

Palabras que suenan fáciles y se dicen rápido, pero después...después ¿quién lo hace realmente? No creo que lo haga nadie. Vivimos en una sociedad con tantos prejuicios, una sociedad en la que antes de conocer a las personas ya se les está cuestionando y opinando de ellas, personas, gente conocer el nombre de alguien no implica conocerle. 


Decimos que hay igualdad en esta sociedad, piensa un poco ¿la hay? no la hay, no se mira igual a una mujer que a un hombre, no se mira igual a un hombre que a una mujer, no nos miramos igual entre nosotros. Esta desigualdad que nosotros mismos hemos alimentado, que nosotros mismos mantenemos viva, que nosotros mismos nos empeñamos en hacer durar... mi pregunta es ¿por qué no dejamos de lado esos prejuicios que tanto daño hacen y nos dedicamos simplemente a vivir? sin complicaciones, por supuesto, con racionalidad pero haciendo lo que quieres en cada momento.


Cada uno somos libres de ir labrando nuestro camino como queramos, como mejor creamos que va a gustarnos, sé dueño de tu propio destino, protagoniza tu vida, haz el mejor papel que se haya llevado nunca a los cines, sé tú mismo, haz tú el guión y dirige tu propia película.


Porque chicos como todos decimos la vida ya es lo suficiente difícil como para complicarla nosotros un poco más, solamente sean felices con lo que tienen y con lo que quieren conseguir porque es posible que un día te pares a pensar en todo lo que has conseguido y ese día te sentirás completo. no dejes de luchar por tus sueños, síguelos, y finalmente alcánzalos no hay mayor satisfacción que llegar al final del camino que un día empezaste sin saber cómo iba a acabar.


Y como todos los días... Ante todo una sonrisa :):), Adela. 

Intocable





Me acuerdo de todas las veces que dijiste que estarías aquí.
Y me hace gracia porque no lo estás.
Me acuerdo de todas las ganas con las que me dejaste,
prometiendo que algún día acabarías con ellas.
Me acuerdo de cada vez que bajaste la mirada cuando yo solo la estaba buscando.
Me acuerdo de esa puta voz ronca, silenciosa, 
asumida dentro de mí como uno de mis múltiples complejos.
Me acuerdo de ti, 
de tu barba tentadora, 
de tus ojos penetrantes, 
de tus manos mentirosas.  
Me acuerdo de las pocas veces que fuimos de verdad,
de todos los cigarros que dejamos sin apagar, ardientes por consumirse.
Como nosotros.
Me acuerdo de la primera vez que me sentí sola estando contigo… 
de tus manos frías, 
de tus gestos esperados,
Y de mis sentidos cansados.



Eme. 




miércoles, 5 de noviembre de 2014

Eres placebo, falacia, esencia

Me abandonaste. Me dejaste sola, desnuda. Sin opción de recuperarte. Tú no tuviste piedad con mi alma, ni compromiso con esta niña. Por ti, no apuesto, no juego, no creo en el azar. No creo en el amor. No creo en mí. No creo en nada.

Te fuiste sin avisar, confiando en la fortaleza y en el armazón que contigo demostraba y que en mi interior eran aire, eran nada. Te fuiste sin ánimo de ofender, pidiéndole al mundo que me tratara bien. Y no. Ni fuerzas para caminar.

 Yo sé que te fuiste creyendo en mí, te fuiste recordándome ruda y valentona, pero te lloro cada noche y te recuerdo cada día. El miedo me sobrepasa, esta fuerza negativa me oprime y me debilita por segundos. Aún intento recordar el día, aún intento recordar si te traicioné cruzándome con un gato negro o si me divertí pasando por debajo de una escalera. No me tengas rencor, no me tengas rabia... 
Yo te tengo necesidad.

¿Dónde quedaron tus ráfagas de buen augurio?

¿Dónde quedaron tus besos de confianza?

Te necesito, Suerte, vuelve a mí.


Ársepa         

martes, 4 de noviembre de 2014

Imagínatelo

Imagina que es el comienzo de todo, que empieza algo nuevo, que puedes llegar a ser quien siempre has querido ser, que tienes oportunidades esperándote en la puerta solo a ti y que no te quieren dejar escapar esta vez. Imagina que eres libre, que no ha existido nunca un mal pasado, ni personas que te jodieron, imagina que eres alguien nuevo, nada más y nada menos que lo que siempre has querido ser.
Imagina una ciudad llena de calles que te sonríen cada mañana y te dicen que hoy va a ser tu día, y seguramente lo será. Imagina una habitación, una cama medio hecha y un café que susurra entre tus manos. Un espejo que hace que te veas hoy más guapa, una puerta, una puerta que abre todas tus ilusiones, que te conduce hasta su boca pasando por su espalda y por la constelación de sus lunares… Una puerta que te lleva hasta esa cama deshecha del todo, pero que a la vez es la cama más placentera que jamás la Luna ha visto mientras duerme. Una cama donde tú te perderás, y donde los pequeños complejos se han quedado en la puerta, incluso mucho atrás.
Imagina que no tienes miedo, que eres feliz, que puedes dejarte llevar por sus cosquillas en esa cama, y puedes gritar, sin miedo, en exceso, como quieras. Pero sin miedo.

Ahora imagínalo de verdad, imagina que eres feliz, que no tienes miedo, y que tú también tienes una cama donde puedes cumplir mil sueños y no pesadillas. Con él, con él quiero cumplirlas. Estoy segura que va a salir bien. Empieza algo nuevo y solo tienes que imaginar que esto sí, que esto va a salir bien. 


                                           Anna

lunes, 3 de noviembre de 2014

Pensar


Pensemos por un momento que estamos solos, que no tenemos nada a nuestro alrededor que nos preocupe, ni nos desoriente; pensemos que por un momento se para el mundo y tienes la posibilidad de arreglar errores que ya cometiste. ¿Lo harías? ¿Te arrepientes de algo que has hecho? Parate a pensarlo por unos instantes. ¿Ya? ¿Lo has pensado? Permíteme que te ofrezca mi respuesta.

No cambiaría nada, ni lo bueno, ni lo malo que hice ¿por qué? Porque si en ese momento de mi vida lo realicé tendría razones suficientes. A lo largo de mi corta existencia han pasado muchas cosas por delante de mis ojos, he perdido y he ganado, pero nunca quisiera retornar a lo que un día fui, porque el pasado ya ha pasado y debemos mirar hacia lo que nos espera.

¿Amistades? ¿Cuántas habremos perdido? Muchas personas no sabemos ceder en algún momento que es necesario, ¿Cuántas veces nos habremos bajado de diferentes carros solo por conveniencia propia dejando a los demás con el culo al aire? En mi caso, millones.

¿Amores? Pocos, y de verdad ninguno, nadie me ha querido más de lo que me puedo querer a mí mismo, ojalá llegué el día en que eso suceda, pero mientras tanto la soledad es buena compañera de viaje. Reflexiona y piensa esto... ¿Qué es el amor sino una serie de convencionalismos sociales? ¿Qué es el amor sino un intercambios de intereses mutuos para llegar a un fin, que normalmente es sexual? El amor ¿existe? o existe meramente la libido sexual, la plena atracción física. A los llamados, hoy en día, chulos, que se sienten superiores y se enorgullecen por conquistar mujeres, de verdad pensáis que las conquistáis o son ellas las que nos seducen a nosotros para que las conquistemos. Ya lo dijo uno de los mejores poetas que ha dado este país, Federico García Lorca en uno de sus poemas "No quiero decir por hombre las cosas que ella me dijo" "Y que ella me llevó al río / diciéndome que era mozuela". Esto refleja como las mujeres son las que controlan de verdad a los hombres, ellas nos seducen y hacen con nosotros lo que quieren y meramente podemos recubrirnos de chulería para pensar que es al contrario, solo es posible seducir a quien está previamente dispuesta a seducirse, no cabe hablar de seducción por parte del hombre, sino al contrario, y el que hable de tal no es sino un pobre fanfarrón ignorante. El hombre es pura disponibilidad sexual indiscriminada y la mujer, por su naturaleza introvertida es pura discriminación. Solo seduciremos a la mujer disputa a seducirnos dejándose seducir, porque este "dejarse" forma parte de la femenina estrategia, que no es, por supuesto una estrategia mental, sino intuitiva e instintiva, casi fisiológica.

Parate otra vez y piensa de nuevo ¿Cambiarías algo? Si meditas de nuevo y pasará por delante tu vida como una película mala. No sabría que decirte; cada vez que leemos un libro descubrimos cosas nuevas en él, no porque el libro cambie, sino porque nosotros cambiamos cada instante, cada segundo que pasamos en este mundo estamos cambiando, ahora mismo estamos cambiando, espero que leyendo esto puedas cambiar a mejor. Así somos nosotros, muchas veces nos gustaría volver atrás en el tiempo, pero... ¿De verdad estás seguro de que quieres? Piénsalo, porque acabas de cambiar de respuesta de nuevo.

Negro.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Bienvenido a mi vida pequeña solución

Dicen que nadie puede elegir de quien enamorarse,
                  que el respeto se ve,
                  que el amor se siente,
                  que el cariño se come a besos o a versos..
           
                                                                                                                                                 Miss Caos.

sábado, 1 de noviembre de 2014

No dejes de mirarme así

Estaba lo suficientemente nerviosa como para decirte la verdad, para decirte que llevaba toda mi vida esperando ese momento. Estaba lo suficientemente segura para decirlo, pero a la vez creía estar lo suficientemente segura de que esta vez no, no iba a ser correspondida.
Te miro y tiemblo, y solo por eso sé que eres tú. También porque cuando me miras miro hacia arriba, a la ventana donde te esperaba cada noche y a la que ahora me doy cuenta de que al final siempre llegabas. Te miro y vuelvo a temblar, y ahora, justo ahora, me doy cuenta de que lo hacía cada vez que me mirabas así.
Y lo hago, digo que sí, que te quiero, lo digo entre una botella de whisky barato y entre tus manos. Creo que aquí acabó todo. Una vez me dijeron que el amor de los enamorados acaba en el momento que se dicen que quieren. Pero creían que en este momento yo seguiría siendo inocente, o quizá que no me atrevería a decirlo nunca. Estoy lo suficientemente segura para saberlo, y más aún para sentirlo.

Lo repito y me abrazas.

No dejes de mirarme así.



Suena bien pero sentirlo suena aún mejor, sentir que me miras y que esta vez, por fin, es solo a mí.



                                                   Anna

El tiempo no pasa, pasamos nosotros

Corremos demasiado rápido por esta volátil, efímera y fugaz vida. Tan deprisa que nos perdemos los secretos de ella, su misterio y, en ocasiones, su melancolía. Nos hundimos en relojes, calendarios y horarios de oficina. Nos hundimos en rutina, en el pasar mimético de los días. Las mismas horas, los mismos minutos. Una cárcel en la que, por suerte para unos y por desgracia para otros, estamos  cumpliendo condena…

Crecemos, encarcelados en lo abstracto del tiempo, luchando diariamente contra el despertador, contra las prisas y contra los “llego tarde”. Sería más bonito vivir en silencio, en paz y sin correr. Sin tener que pensar que estás perdiendo el tiempo. Jugando con tu calendario al parchís y con tus prisas al dominó, ideando tranquilamente el movimiento definitivo. Sin la pena del  final de verano y el inicio del frío. Sin la tensión de cada domingo, esa que se resume en lunes… Lo bonito de lo utópico. Demasiada felicidad. Como si paseáramos un día de vacaciones por la playa a las siete de la mañana, sabiendo que no existen compromisos, quehaceres o alguien que te espere. Esa sensación de plenitud, ese sabor de independencia espiritual. El conocimiento de un alma errante que vaga por el mundo sin incomodidades, sin tiempo que le ordene, sin condena.


El tiempo… Lucha, miedo, prisas, odio, estrés, pena. Dictador del universo, ruin descuartizador  de la felicidad. Siempre enemigo del hombre y de la comodidad. Horrible fin el tuyo. Somos esclavos de tu realidad. Solo dejamos de pensarte cuando prefieres comprar nuestros sueños… Hasta que suenas por la mañana. Comienza otro día más. Otra vez tú y tus idiosincrasias.


Ársepa

Bendita locura que tengo





Si las cosas fueran más fáciles no tendrían la emoción que tienen ahora. No tendría interés por perderme en cada arruga que se forma en tu nariz cuando sonríes, ni en vacilar por tus mejillas hasta verlas rojas. Si lo nuestro fuera amor y no una guerra, nuestra cama sería un nido y no un barco perdido, sin rumbo, errante del más increíble error vivido. 



Eme.