Nosotros

Tan malditos por las letras como perdidos por ellas. Eme, Anna, Ársepa, Adela, Negro. Tienes permiso para ahondar en nuestra alma, en nuestros miedos. Conócenos.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

No se va a quedar nada por decir

Y en el momento en el que ella lo confesó no había nada que decir, o quizá aún estaba todo por decir. Quizá ese era el momento exacto y no era cierto aquello de que esa moneda, en esa fuente, había hecho que su deseo se cumpliera. Quizá era solo la seguridad que en ella había creado esa moneda al fondo de esa fuente, pero creo que no, creo que era el momento.


Ya no habría más días vacíos (aunque nunca lo fueron, desde que apareciste), caricias que no mostraban nada (las mías siempre lo hicieron), ni tampoco habría segundos en los que por un momento pensaba que todo me daba igual, que me daba igual tu reacción, tenía que decírtelo. Pero ya no habría de eso, no estaba nada dicho y eso era lo que más me gustaba. Ahora sí, ahora podría decirte miles de veces lo que sentía y sin miedo. Ya no me hacían falta más fuentes ni más monedas… Porque aunque nada estaba dicho, creo que a partir de ahora no se va a quedar nada por decir. 




                                                 Anna

No hay comentarios:

Publicar un comentario